¡Hola mundo! Somos UN NUEVO MEDIO QUE VA POR VIEJOS DERECHOS

La humanidad avanza, evoluciona. Y no debe dar jamás un paso atrás. Los derechos adquiridos son parte fundamental de ese avance. Y entre esos derechos está el derecho a informar y el de ser informado, o recibir información. Hay países que con toda claridad respaldan la tarea periodística desde su Carta Magna. Los países que no lo hacen, debieran hacerlo para no retrasarse en esa necesaria evolución.

Los ciudadanos son, al fin y al cabo, los protagonistas de todo derecho de la información puesto que son aquellos que exigen estar informados y para los que surgió la profesión periodística.

No obstante, no todos son plenas libertades, puesto que el profesional de la comunicación, puede informar libremente del medio mientras no se atente contra el derecho a la intimidad y a la propia imagen, así como la protección de la infancia.

El periodista, como profesional, tiene una gran responsabilidad ciudadana, pues de la honestidad de su trabajo y de la capacidad de informar con ética y rigor, depende la libertad y la presencia de la democracia para la ciudadanía.

Pero en los días que corren, el derecho de los periodistas suele desvanecerse frente al poder económico de las empresas periodísticas que no son de periodistas ni diseñados por estos. Son empresas interesados en hacer de la información, su fuente de poder. Así, el derecho pasa de las manos de los periodistas, a las manos de la patronal que convierte a los profesionales del arte d einformar, en sumisos obreros que sólo aplican la técnica que supieron recoger en la facultad, para decir con ella, lo que el poder económico necesita hacer público para lograr sus objetivos, que nunca tienen que ver con la necesidad y derecho del ciudadano a ser informado por los medios.

Pero algo se salió del libreto. Y allí están los medios independientes. Menos rimbobantes que los gigantes de la comunicación. Con menos marketing, con menor impacto por no disponer de la pesada artillería que los empresarios, pero con la contundencia de sus publicaciones, donde siempre la verdad es el eje de la tarea. Y ese trabajo “soporta cualquier archivo”. Puede pasar el tiempo, y aún así, ese trabajo será sencillo, alanzando la masividad después de mucho tiempo, pero manteniendo la verdad como bandera, sin tener que desdecir ni una sola coma.

Ese es nuestro norte. Somos un pequelo grupo de trabajadores de la comunicación, con la necesidad de contar las cosas como son. Sabemos que podemos hacerlo por que no somos debutantes en esas arenas, sino todo lo contrario. Veteranos soldados del teclado, artilleros del micrófono, que venimos alzando nuestro grito en el desierto.

Las orejas, en su mayoría, siempre estuvieron mas propensas en confiar en los grandes pulpos, antes que en los sencillos blogs que hemos sostenido con gran esfuerzo. Pero el paso del tiempo denuncia con notable vigor, que los poderosos de la comunicación, siempre han estado detrás de objetivos alejados de la noble tarea de informar. En cambio nosotros, como tantos otros luchadores de la pluma, podemos demostrar que siempre nos movió lo más noble del periodismo. Y en eso estamos. Eso es lo que nos movió a dar inicio a este emprendimiento. Tu participación como consumidor de información, será fundamental para controlarnos, para exigirnos, pero también para interesar a otros a abandonar a los adalides de la mentira, para sumarse a luchar por el derecho fundamental: Recibir información libre de vicios. Bienvenidos. En esto, estamos juntos.-

 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *