Eduardo Artero, presidente del Consorcio de Riego de Cipolletti tiró la primera piedra que obligó al gobierno a responder. El chacarero cipoleño afirmó que no le atienden el teléfono a la vez que criticó no haber destinado parte del Plan Castello para auxiliar a los consorcios que tienen 100 millones de pesos que no pueden cobrar. El gobierno asegura que lo dicho por Artero no es cierto y enumeró cuántos aportes han hecho en los últimos años.


“Ponen millones no reintegrables a todos los municipios y acá nada. ¿Por qué no ponen un poco para los consorcios que están complicados? Ni siquiera te digo plata, al menos maquinaría para trabajar. Si esto es del Estado, nosotros tenemos una concesión pero el sistema de riesgo es de la Provincia”, había dicho Artero en una entrevista del diario Río Negro.
El dirigente rural cipoleño señaló en la entrevista que los productores le deben al consorcio 100 millones de pesos que hasta ahora no han podido cobrar, y son los recursos con los que deben realizar mantenimiento y obras en el sistema de riego. “La recaudación bimestral promedio es del 30% de lo facturado. En Cinco Saltos y Huergo está por debajo de ese porcentaje y Cipolletti, Roca y Regina por arriba en unos 10 puntos” afirmó Eduardo Artero.
Ante esto, el gobierno provincial salió al cruce a través de un parte de prensa con datos pero sin firma. “Por desconocimiento o mala fe, el representante de la institución de productores, Eduardo Artero, acusó falsamente una supuesta falta de compromiso del Estado con los consorcios. Los hechos demuestran totalmente lo contrario” afirma el texto publicado en el sitio web oficial de información.
Agregan que “con inversiones que superan los $70.000.000 en estos últimos años entre obras de infraestructura, trabajos y aportes de dinero, el Gobierno de Río Negro ha estado acompañando sistemáticamente a los consorcios de riego del Alto Valle”.
Aportan luego que el Gobierno presentó una alternativa viable para la cobranza de las deudas que los productores mantienen con la entidad, poniendo a disposición a la Agencia de Recaudación Tributaria para esa actividad, pero la misma fue rechazada por las propias autoridades de los consorcios que ahora se quejan por la abultada deuda.
El parte de prensa añade que el Estado propuso un esquema de ayuda a los consorcios menores a partir de un plan solidario con la participación de los consorcios de segundo grado, pero no tuvo eco de estas entidades, que se negaron a colaborar con sus pares. La realización de reuniones quincenales muestra una vez más que Artero falta a la verdad diciendo que no hay diálogo con el Estado.
Como contrapartida a lo que sostiene el gobierno rionegrino, los representantes de los siete canales enviaron una nota al Departamento de Aguas (DPA) informando no asistirán a la tradicional apertura del canal de riego en el dique Ballester por la falta de respuestas a un sinnúmero de requerimientos efectuados en los últimos tiempos.-

0
0
0
s2smodern