Las tareas ya se han ejecutado en un 85 por ciento y los técnicos proyectan culminar en unos 30 días más.
Los trabajos de recuperación (consistentes sobre todo en un dragado y perfilado del cauce), que se realizan en el brazo sur del río Negro están por terminar y se evalúa que la obra mejorará la disponibilidad de agua de riego en una amplia zona de 20.000 hectáreas de tierras productivas.


El agua ya fluye como lo demandaron durante años autoridades locales y organizaciones de productores. A partir de esa necesidad, la obra que por sus altos costos era difícil financiar desde el presupuesto provincia, se logró disponer de fondos a partir de que fue incluida en el Plan Castello.
Es una iniciativa de alto valor estratégico para el Valle Medio, ya que por diversos factores, el caudal del río fue disminuyendo en el brazo sur. Entre las características que demandaron esta intervención (el presupuesto oficial es de 18 millones de pesos), se destaca que es más extenso y tiene menor pendiente que el brazo norte. Esta obra mejora la capacidad de conducción, profundizando el brazo y restituyendo su condición natural.
De este modo, los productores tendrán disponibilidad de agua, al igual que nuevos inversores que esperan la culminación de esta obra para avanzar con sus proyectos.
Desde el DPA se diseñó una obra que contó con trabajos de limpieza, excavación y ampliación del cauce. Esto permitirá aumentar el caudal de este brazo, beneficiando directamente a las zonas productivas de las localidades de Luis Beltrán, Pomona y Lamarque.
En esta primera etapa se trabajó en los primeros 9 kilómetros, que son los más importantes, ya que corresponde al sector por donde entra el agua. Allí, se colocaron bloque de cemento, para cerrar un retorno de agua al río principal, lo que permitirá ganar casi 6 metros cúbicos por segundo. En este sentido, se mejorará notablemente la calidad ambiental de este cauce que tiene un total de 90 kilómetros.-

0
0
0
s2smodern