(Publicado por RÍO NEGRO ONLINE).- La mujer que denunció una mala praxis en el hospital de Choele Choel señala contradicciones en la versión oficial sobre las circunstancias del caso. La directora informó que todos los profesionales que intervinieron ya hicieron su informe.


Mientras continúa el trabajo de la Justicia para esclarecer la denuncia de los jóvenes padres del Valle Medio por la muerte de su bebe al nacer, con 24 semanas de gestación, en el hospital Bernardino Rivadavia de Choele Choel, continúan lo cruces entre las partes.
Antonella Rifo (de 21 años), de Luis Beltrán, y Simón Echarri (23), de Choele Choel, padres de la criatura, apuntaron directamente a la actuación y los malos tratos de un ginecólogo del centro de salud pública, que tiene -sostienen- antecedentes similares en Mendoza. Una de las contradicciones se ven reflejadas por los denunciantes con documentaciones que llevaron a la Justicia; dijeron que el bebe “Samuel Nicolás había nacido vivo, el 1 de octubre, a las 14; 08 horas, en un parto simple, con 23 semanas, pesando 700 gramos”, mientras que la directora Alicia Beatriz Zelarayán informó que la criatura era prematura en extremo, tenía 24 semanas y pesaba 850 gramos.
La joven madre, aún angustiada por la pérdida del que iba a ser su primer hijo, señaló que “es triste tener de desayuno una noticia en la que está nuestra denuncia, y en un costadito la versión de la directora del hospital. En la versión de esta señora, dice que fui asistida por una obstetra, cuando me atendió Claudio Gutiérrez. También dice que estaba de 24 semanas (que sí estaba) pero ellos en el acta escriben con 23 semanas. Todo esto sale a la luz después de que nosotros hablamos en los medios. Hasta cuándo van a seguir con las mentiras.”
La joven sostiene que al bebé “no lo atendieron como correspondía y tampoco dejaron que las enfermeras lo asistieran.
“Mi mamá escuchó que la directora del hospital les dijo a las enfermeras que lloraban, que si no estaban preparadas para esa situación, las bajaban del piso. Lo que está claro es que el obstetra pidió la ambulancia para el traslado de niños prematuros y llevarlo a Roca y el ginecólogo la canceló. Después adujeron que podía parir en el viaje y yo podría morir.”
La directora del hospital señaló que se redactaron nueve informes de todos los profesionales que actuaron en el parto que fueron elevados a la subsecretaria de Asuntos Legales donde se determinará la situación de los que participaron de la atención de la joven madre. “Cada uno escribió su descargo, para hacer el análisis de lo que ha pasado. Cada uno se hace responsable de lo que se escribe en las historias clínicas. Yo soy la autoridad y acá no se le permite a nadie que escriba por otras. Cada médico es responsable de sus actuaciones y cada uno asumirá la responsabilidad que le cabe”, dijo la directora, que también descartó las versiones que señalaban que tomaba licencia en el cargo.
Hasta el momento las autoridades de salud de la provincia de Río Negro no se han expedido sobre el tema.-

0
0
0
s2smodern