En el sitio oficial de noticias del gobierno provincial no hay una sola línea que hable del problema, mientras siguen haciendo derivaciones hasta para partos normales. Como si se tratara de un problema menor y ajeno, ni el ministro de salud ni el gobernador se han hecho eco de la profunda crisis que atraviesa el hospital zonal de Choele Choel.


El malestar entre los usuarios se multiplica y a la absurda vigilia en busca de un turno haciendo cola en la vereda desde la madrugada, ahora se suma un problema más, fundamentalmente para las familias pobres. Es que todas las parturientas son derivadas al alto valle. Así, sus familiares tienen que acompañarlas sin tener donde dormir ni alimentarse, en ciudades distantes sin ningún tipo de contención. El problema es aún mayor si la madre que va a dar a luz, tiene otros hijos, ya que -si su pareja la acompaña- tiene que prever que sus hijos queden al cuidado de otros, y no todos tienen familiares que puedan hacerse cargo.
Es verdad que es difícil conseguir profesionales que elijan este destino. Pero todo es más difícil por un viejo problema burocrático que hace que los nuevos médicos y profesionales de enfermería ingresantes, tengan que esperar hasta 4 meses sin percibir su salario. Este reclamo se ha hecho de manera reiterada, pero nada se ha hecho para subsanarlo.
Cabe recordar que todo comenzó por un reclamo por mala praxis de una pareja que perdió a su hijo prematuro, al que se sumaron vecinos y denuncias de otros casos no judicializados. El despido de un pediatra para calmar la tensión, terminó agudizando el problema.
En las últimas horas se menciona que la directora pretende llegar a algún acuerdo con las clínicas locales, para evitar las derivaciones, pero tal medida por ahora es apenas una expresión de deseo.
Hace algunos días el consejo local de Salud mantuvo tensas reuniones y también el ente de Desarrollo de Valle Medio puso en agenda este tema. Sin embargo, las soluciones no aparecen.
En las reuniones del Consejo local de Salud se enumeraron fallas históricas y se desnudó la realidad que viven los trabajadores de salud. Por caso, como hecho inexplicable, se mencionó como ejemplo que para una simple tomografía se deriva al paciente a general Roca, mientras a 3 cuadras del hospital existe un servicio privado para ese cubrir esa necesidad con menor costo y riesgo.
El hecho que grafica con mayor fidelidad el cuadro de situación del hospital, es el hecho que en los últimos días, le han ido avisando a las embarazadas que cuando se cumpla el tiempo de su embarazo y llegue el momento del parto, van a ser derivados al Alto Valle. Es decir, el hospital al que las 7 localidades de Valle Medio derivan sus pacientes, no puede siquiera atender un parto.
Frente a esta situación –que es imposible que desconozca el ministro y en consecuencia tampoco puede ignorar el gobernador- ninguno de ellos ha dado una respuesta a los trabajadores, que remarcan el silencio oficial, ni mucho menos a la gente que hasta el momento no tiene garantías de servicio público que es obligación del poder político garantizar.-

0
0
0
s2smodern