El reclamo de los vecinos autoconvocados para que se libere el espacio público a orillas del brazo norte sobre la margen sur del río Negro, sacó a la luz una venta ilegal y una grave omisión de un organismo provincial. Quien compró el predio de uso público exhibe el título. El tema se dirimirá en la justicia.


El espacio físico en disputa está ubicado en el acceso al sector rural conocido como “La Rinconada” frente al límite de la chacra de la familia Molinero. El martes, los vecinos autoconvocados se reunieron con el Concejo Deliberante y con el vecino que compró el predio y reclama su derecho exhibiendo la escritura.
Los vecinos mantienen el reclamo del uso público del lugar. El municipio sostiene que ese espacio es público y el DPA afirma que realizó la mensura correspondiente dejando ese espacio al uso público. Pero al elevar esa mensura para su registro, delimitando las propiedades privadas hasta la vera del camino vecinal, precisamente el lugar en conflicto no se registró como debía hacerse y quedó como de propiedad privada por esa omisión.
En declaraciones a la FM “Estación Choele”, el presidente del Concejo Deliberante contó que el señor Molinero fue notificado por carta documento, de la nueva mensura que delimitaba su propiedad.
Así las cosas –a juzgar por la información oficial obrante- Molinero vendió al vecino que hoy intenta cerrar el espacio público, a sabiendas que ese predio no le pertenecía.
Supuestamente, el actual presunto propietario del espacio público compró de buena fe. Sin embargo ahora está anoticiado de los vicios de esa transacción, pero insiste en cerrar el predio, cuya resolución está en manos de la justicia, ya que fue radicada la denuncia correspondiente en ese ámbito. Así las cosas, se puede conjeturar que se pretenderían hacer adelantos al lugar, tal vez como una estrategia para profundizar el derecho de una propiedad vendida de manera irregular, aún cuando no conocieran el trasfondo de la cuestión.-

0
0
0
s2smodern