La diabetes es una enfermedad que puede tener graves consecuencias si no se trata a tiempo. Profesionales del Hospital Universitario Austral y de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral explican cómo y por qué concientizar.

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes para concientizar sobre la problemática de esta enfermedad silenciosa que, si no es tratada, puede tener serias complicaciones. La Diabetes Mellitus es un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por la presencia de glucosa elevada en sangre (hiperglucemia) debido a un defecto en la secreción y/o acción de la insulina, hormona producida en el páncreas.

La Dra. Cecilia Preiti, Jefa del Servicio Diabetología del Hospital Universitario Austral y Codirectora de la Maestría en Diabetes Mellitus de la Facultad de Ciencias Biomédicas (FCB) de la Universidad Austral, explicó que “es una condición crónica y progresiva, que no tratada adecuadamente puede generar complicaciones a nivel micro (retina, riñones y nervios) y macrovascular (corazón, cerebro, miembros)”.

La International Diabetes Federation asegura que uno de cada dos adultos con diabetes no está diagnosticado y por eso importa mucho la concientización para su diagnóstico o evaluación para evitar ceguera, amputaciones, enfermedades del corazón, insuficiencia renal y muerte prematura, principales desencadenantes de esta enfermedad.

El lema para el 2019 es “Protege a tu familia” y tiene el objetivo de informar a través de tres pilares fundamentales: descubrir, indicando la importancia de la detección temprana como clave para prevenir complicaciones; prevenir, aprendiendo los signos de alerta para poder estar atento en todo el entorno familiar; y controlar, asegurando un tratamiento diario y un seguimiento del equipo de salud, junto a un estilo de vida sano.

La Lic. Silvia Juárez, Coordinadora de la Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Universitario Austral y profesora de la carrera de Enfermería de la FCB, aseguró que “la educación alimentaria es uno de los pilares del tratamiento de la diabetes. El objetivo es mantener el óptimo estado nutricional, asesorando en planes alimentarios agradables y fáciles de realizar. Es importante que algún miembro de la familia participe de las charlas o los talleres, lo que contribuirá al éxito del mismo”.

Además de la Diabetes tipo 1, frecuente en niños, adolescentes y adultos jóvenes que determina que el páncreas no produzca insulina o lo realice en forma insuficiente, y la Diabetes 2, donde el cuerpo elabora insulina que no es correctamente utilizada y en cantidades inadecuadas, generalmente en mayores de 40 años, se encuentra la Diabetes Gestacional (DG) diagnosticada durante el embarazo. “Se denomina así cuando aparece en mujeres sin diagnóstico de diabetes e implica mayor riesgo de complicaciones para la madre y el niño”, detalló la Dra. Noemí Passarín, Subjefa del Servicio de Diabetología del Hospital Universitario Austral, Coordinadora del área de Diabetes y Embarazo y subdirectora de la Maestría en Diabetes Mellitus de la FCB.

Y agregó: “En base a la evidencia, en el Austral se realiza pesquisa de DG a todas las embarazadas atendidas en la institución ya que el tratamiento y el seguimiento adecuado con especialistas entrenados mejoran notablemente los resultados en la madre y el recién nacido”.

Además, el abordaje de esta enfermedad también comprende la investigación. El Dr. Marcelo Javier Perone, Jefe del Laboratorio de Inmuno-Endocrinología, Diabetes y Metabolismo del Instituto de Investigaciones en Medicina Traslacional (Univ. Austral-CONICET) y profesor de la carrera de Nutrición de la FCB, explicó que el objetivo es “elucidar y comprender los mecanismos responsables que desencadenan el comienzo de esta enfermedad, y que sostienen su desarrollo crónico. La minuciosa comprensión de estos procesos constituye la base necesaria para desarrollar estrategias terapéuticas más eficaces con el objetivo de prevenir, atenuar y/o curar esta enfermedad”.-