Tras una audiencia de control de acusación realizada este lunes, se definió llevar a juicio oral y público al hombre acusado de provocar el choque que dejó dos víctimas fatales en Villa Regina el pasado 20 de enero. Al mismo imputado se le atribuyen, además, los delitos de desobediencia judicial, atentado y resistencia a la autoridad, por las temerarias maniobras que realizó unos meses después para evitar ser detenido en un control de tránsito.

La fiscal de Villa Regina Vanesa Cascallares acusó en la audiencia al imputado Carlos Francisco González por los delitos de "homicidio culposo agravado por el uso de vehículo automotor, agravado por la pluralidad de víctimas, por haber obrado con culpa temeraria, por haber excedido en más de 30 km/h el máximo permitido y con un nivel de alcoholemia superior a 500 mg/l de sangre, en concurso real con desobediencia a una orden judicial, atentado y resistencia a la autoridad”.

El juez de juicio Gastón Martín tuvo por admitida la acusación, fijó la calificación legal a los hechos y declaró la competencia de un tribunal colegiado para realizar el juicio, debido a que la Fiscalía anticipó que solicitará una pena de prisión efectiva superior a los 3 años.

El primer hecho imputado ocurrió la tarde del 20 de enero en la Av. General Paz de Villa Regina. El imputado conducía una camioneta Citroën Berlingo en estado de ebriedad y sin carnet. Según la acusación habría circulado a más de 80 km/h, de sur a norte, cuando en una maniobra de sobrepaso embistió de manera frontal la moto Gilera de 150 cc en la que circulaban Alan Marcolongo y su pareja, Eliana Cheuquepan Correa, embarazada de 15 meses, quienes fallecieron como consecuencia del impacto.

La segunda acusación remite a la noche del 22 de junio cuando el conductor, al mando de una camioneta Renaul Express, eludió un control de Tránsito de la Municipalidad sobre la Avenida 9 de Julio de Regina, “desobedeció la orden de alto” de los inspectores y aceleró para escapar del lugar. Más adelante sobre la misma avenida, eludió otro puesto de control. Ante la advertencia de los inspectores, “no detuvo su marcha sino que por el contrario aceleró y efectuó maniobra contra los agentes de tránsito, quienes debieron arrojarse a los laterales de la arteria 9 de Julio para no ser embestidos”, indica la acusación. Luego de eso comenzó una persecución de la camioneta que traspuso la Ruta Nacional N° 22 hasta finalizar en el barrio Matadero.

De la audiencia de control de acusación participaron también los abogados Leonardo Ballester, querellante por la familia de Marcolongo, y Lorena Koltonski, por la familia de Cheuquepan Correa. La defensa técnica del imputado estuvo a cargo de Oscar Pineda, quien ofreció testigos propios para la instancia de juicio y cuestionó que los dos hechos que se van a juzgar juntos debieron tramitar en expedientes separados.-