La empresa que resultó adjudicada en la licitación para la construcción de la Ciudad Judicial de Cipolletti firmó hoy el contrato con el Poder Judicial que tendrá a cargo la ejecución y el control de todo el proyecto.

La UTE Dinale y Pecam cotizó 616.643.896 pesos en la oferta final, mientras que algunas de las otras empresas que participaron ofrecieron construir el complejo por cifras que superaban los 900 millones. El presupuesto oficial era de 644.082.031,04 pesos y el plazo de ejecución es de 900 días.

El contrato fue firmado hoy por el representante de Dinale y Pecam Eduardo Titolo y el administrador general del Poder Judicial Carlos Derbalian. Participaron del acto el juez del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Ricardo Apcarián, el coordinador del área de Infraestructura y Arquitectura Judicial César García y Juan Pereyra, director de Asesoramiento Técnico Legal.

El representante de las empresas confirmó que internamente la UTE se encuentra realizando tareas técnicas en Cipolletti y que en breve comenzarán los preparativos en el predio.

La Ciudad Judicial de Cipolletti será construida en un terreno donado por la municipalidad de la ciudad en el predio ubicado sobre Naciones Unidas, entre Teniente Ibáñez, Puerto Rico y Pastor Bowdler.

El diseño de la Ciudad Judicial se hizo a través de un concurso público nacional. En una primera etapa se presentaron 21 proyectos, en la segunda vuelta se seleccionaron 5 y después se eligió al proyecto ganador. En el 2015 el equipo ganador se dedicó a realizar y terminar el proyecto de acuerdo a los requerimientos urbanísticos de la ciudad de Cipolletti.

Se trata de un edificio de oficinas y dependencias judiciales para el Poder Judicial de la Provincia de Río Negro en Cipolletti, resuelto en subsuelo, planta baja y dos pisos altos, resultando una superficie cubierta de 20.955,33 m2 en su totalidad.

El proyecto se dividirá en dos etapas, ejecutándose en esta primera etapa lo referido al Fuero Penal que cuenta con una superficie cubierta de 11.178,13 m2.

A nivel funcional el edificio articula tres sectores: espacios públicos (plaza de acceso, hall de acceso y circulaciones públicas) espacios privados (circulaciones privadas, oficinas, salas, etc.) y servicios. Cuenta con tres sistemas independientes de circulación, una pública por donde puede moverse el público para acceder a las diferentes áreas de atención o espera, otra privada por donde únicamente pueden circular empleados y jueces y la tercera de uso exclusivo para detenidos. Las puertas o sectores de vinculaciones entre circulaciones serán restringidas y contarán con un sistema de control de acceso. Los ascensores forman parte de este sistema y cada uno de los sectores tiene medios de elevación que abastecen esos espacios sin que las circulaciones públicas y privadas se crucen.-