La Senadora Nacional Magdalena Odarda (partido RIO), participó en el día de ayer de una jornada de más de 13 horas de la Comisión Bicameral por la desaparición, búsqueda y rescate del submarino ARA San Juan, en donde se recibió la declaración de quien fuera, hasta diciembre de 2017, el Comandante de la Fuerzas de Submarinos (COFS), Capitán Claudio Villamide, actualmente suspendido de su cargo. Luego, se le tomó declaración al jefe de operaciones del COFS, el Capitán de Fragata Hugo Miguel Correa.

Villamide era el responsable del comando operativo de los submarinos ARA San Juan y ARA Salta y, por tal motivo, el encargado de que dichas unidades estén en óptimas condiciones para navegar y realizar las maniobras que le fueran asignadas. El Comandante declaró, a diferencia de Srur (Jefe de la Armada pasado a retiro), que el San Juan estaba en condiciones de navegar sin problemas y descartó la mayoría de las averías reconocidas ante la bicameral por Inspector General de la Armada, Eduardo Perez Bacchi. La parlamentaria rionegrina declaró que “Junto a los integrantes de la bicameral, vamos a analizar en profundidad estas contradicciones que se presentan sobre las averías, ya que nos llama profundamente la atención que entre dos altos comandos de la Armada, de los cuales dependía la seguridad de los 44 submarinistas, se presenten diferencias de criterio sustanciales”. En relación a Correa, quien declaró una serie de comunicaciones desde su celular personal con el submarino la noche previa a declararse su desaparición, la Senadora Odarda expresó que “Se van a analizar los registros de llamadas que deberían estar en la guardia de la Base Naval de Mar del Plata”.

Por otra parte, Odarda le consultó al Comandante Villamide por las irregularidades en el momento posterior inmediato al cese de comunicación entre el ARA San Juan y la base naval a cargo. “Según lo declarado por Villamide y por Correa, el submarino se comunicó en la madrugada del 15 de noviembre de 2017, presentando un principio de incendio en la sala de baterías a causa de una entrada de agua y solicitando posición de buques cercanos. Acto seguido se le indicó al San Juan que cambie de rumbo hacia Mar del Plata, aunque su posición le permitía dirigirse hacia un puerto patagónico más cercano. Con estos datos, suponemos una situación de negligencia por parte del Comando de Submarinos, al no advertir las peticiones de ayuda como de carácter urgente, pudiendo solicitar que algún otro buque de la Armada se acerque a la posición para escoltar o socorrer si fuera necesario, o incluso ordenar que cambie su rumbo hacia la costa”.

0
0
0
s2smodern