En los últimos meses, la distribuidora EdERSA motorizó importantes proyectos y obras eléctricas que beneficiarán a miles de vecinos y sectores productivos de Villa Regina, Chichinales, Luis Beltrán y Belisle. Por un lado, el objetivo firme es mejorar la calidad de servicios en esa zona, pero también la preocupación está en incrementar la capacidad de abastecimiento en sectores rurales y urbanos.

Una de las obras esperadas tanto por las autoridades de Beltrán como por sus vecinos fue el nuevo alimentador de media tensión, que parte de la estación transformadora ubicada en esa ciudad y abastece la demanda de las zonas rurales. Con una inversión cercana a los 2,5 millones de pesos, la construcción del alimentador permite “mejorar un importante sector del servicio en Luis Beltrán, sobre todo aquella donde se concentra la mayor parte de las empresas frutihortícolas de la Región”, explicó Daniel Guastavino, Responsable Operativo Técnico de que tiene la compañía en Valle Medio.
La obra, que consta de un tendido en media tensión de 5,4 kilómetros, generará dos beneficios inmediatos: “mejorará la calidad de servicio para la próxima cosecha, y además ofrecerá mayor margen de capacidad a la alimentación normal del alimentador actual de la ET3 de L. Beltrán”, remarcó Guastavino.
El trabajo se inició en Julio del 2018 y finalizó en Agosto 2018, consta de un tendido de 5.4 kilómetros y brindará “una mayor capacidad de abastecimiento en esa zona”.
La otra obra eléctrica que es emblema del año en Valle Medio es la nueva vinculación en media tensión para el abastecimiento de agua de Belisle. “En la actualidad, la red que provee de energía al sistema de aprovisionamiento de agua de esa localidad se encuentra en una propiedad privada, algo que es un problema por el descontrol de la vegetación y arboledas, que ante intensos vientos de la región saca de servicio al DPA y también a Belisle. Por eso, con la culminación de esta obra (que superará el millón y medio de pesos), mejoraremos la calidad de servicio y evitaremos los daños reiterados en las redes”, resumió Guastavino, quien agregó que cuando se termine, “estaremos hablando de un tendido en media tensión de casi 4 kilómetros”.
Mientras tanto, el crecimiento de la demanda de energía en las localidades de Chichinales, Valle Azul, Otto Krause y Villa Regina (sobre todo por el consumo de empresas frutícolas en época estival) llevó EdERSA a tomar cartas en el asunto. “Hace un año comenzamos a relevar y estudiar detalles para proyectar las mejoras necesarias en esa zona, tan importante para la producción de Río Negro. Así, se diseñó un ‘Plan de Estudios, Proyectos y Obras’, que buscará modernizar las redes, generar un incremento en la capacidad de abastecimiento y apuntalar la calidad de servicios”, informó el ingeniero Avelino Montupil, responsable del área de Planificación de la firma.
Para el caso, se encuentra en ejecución la segunda etapa de la obra que permitirá abastecer a Chichinales mediante un nuevo distribuidor eléctrico de manera de independizar el abastecimiento de la zona urbana de la rural.
“Con este tendido en media tensión de 4 kilómetros mejoraremos sensiblemente la calidad de servicio, y cuando finalice la obra tendremos la posibilidad de vincular en niveles de 33 kV a Chichinales con la estación transformadora que la empresa Transcomahue posee en Villa Regina”, explicó Damián Álvarez, Responsable Técnico en Villa Regina.-

fuente: Prensa EDERSA

0
0
0
s2smodern