Desde las 10 se realizarán radios abiertas en los 36 establecimientos de la provincia. Menos vacunas y medicamentos: los primeros síntomas del ajuste. El rechazo a la CUS y la insalubridad laboral, entre los reclamos
La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) impulsará mañana radios abiertas en todos los hospitales públicos de Río Negro. La jornada de protesta, aprobada días atrás por un plenario de secretarios generales, comenzará a las 10 y buscará visibilizar las primeras consecuencias de la eliminación del Ministerio de Salud de la Nación.

Haber rebajado la cartera a categoría de secretaría, ya redujo la cobertura de medicamentos y vacunas, y el cierre de direcciones creadas a lo largo de muchos años. Además, sobre el ajuste presupuestario previsto para 2019, el Gobierno reasignó recursos desde Salud –entre otras áreas- hacia el ministerio de Seguridad-.

El desfinanciamiento afectó ya la dirección de SIDA, ETS, Epatitis, Tuberculosis y Lepra, y amenaza con no cubrir los medicamentos jubilados, tras el anuncio de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos de rescindir el contrato con PAMI.

Durante las últimas semanas, hospitales públicos de Río Negro como el de Bariloche denunciaron un faltante de vacunas contra el meningococo para niños de once años. Asimismo, los centros de diálisis de obras sociales y prepagas anunciaron que no recibirán a pacientes pertenecientes al programa federal Incluir Salud, a raíz de una deuda del Estado Nacional.

En grave riesgo se encuentra el diseño de nuevas políticas sanitarias y los derechos alcanzados durante años de política de Estado en el testeo del HIV, la distribución de anticonceptivos y de protocolos de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El exministerio de Salud, subsumido al de Desarrollo Social, pierde con esta decisión pautada con el Fondo Monetario Internacional, todo su potencial de coordinación nacional y de articulación entre el sector público, privados y obras sociales, abriendo la puerta a la desregulación de precios y generación de desigualdades entre argentinos.

La protesta contendrá también una fuerte demanda por elevar las condiciones salariales y laborales de las profesionales de la Salud.

Por qué ATE se opone a la CUS
Este sistema, ideado en la conservadora Europa de los ’80, crece en nuestro país con una gran contradicción: brindar cobertura universal dentro del sistema público y gratuito que garantiza la Constitución Nacional.

La fase superior del neoliberalismo sanitario ha paralizado y vaciado ya programas nacionales como el ex Remediar o ex Médicos Comunitarios, y proyectos de Salud Mental y Salud Sexual y Reproductiva.

Bajo el argumento de ofrecer médicos de cabecera, digitalización de historias clínicas y la posibilidad de que cualquier ciudadano sea atendido en un establecimiento privado, se verán restringidas la cantidad y tipo de atenciones patológicas.

0
0
0
s2smodern