La Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) Horizonte Compañía Argentina de Seguros Generales S.A deberá abonarle a una docente la suma de 30.388 pesos más intereses en concepto de diferencia de prestaciones dinerarias por incapacidad laboral temporaria derivada de un accidente de trabajo. Así lo resolvió la Cámara del Trabajo de Cipolletti.

La docente se desempeñaba en dos cargos en una escuela de Cipolletti y, mientras cumplía funciones, el 1 de agosto de 2015, detectó señales de violencia en una niña y lo puso en conocimiento de la vicedirectora y del Equipo Técnico de Apoyo Pedagógico ETAP. Luego le informaron que la situación estaba judicializada, intervino Promoción Familiar y la niña fue asistida en el hospital.

A partir de ese mismo día comenzó a recibir llamados y mensajes de texto de la madre de la niña y de desconocidos amenazándola. Tales agresiones le provocaron un ataque de pánico por lo que concurrió a consulta médica. Le diagnosticaron "estrés post traumático con ideación fóbico paranoide" y entonces comenzó un abordaje psicoterapéutico y psicofarmacológico. En consecuencia accedió a una licencia por “por incapacidad laboral temporaria”.

A fines de agosto, la ART rechazó el siniestro por considerar que la contingencia no era un accidente de trabajo por no resultar de un hecho súbito y violento ni de enfermedad laboral. Ante ello la docente presentó el reclamo a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo que concluyó con un dictamen el 17 de diciembre de 2015. Indicó que se debía aceptar la contingencia de la docente como de carácter laboral y brindar las prestaciones correspondientes.

La maestra recibió el alta definitiva, sin incapacidad, el 16 de febrero del año siguiente. En todo ese periodo percibió su salario por uno de los dos cargos mientras que por el otro le comunicaron a través de una nota que sus funciones cesarían el 31 de agosto de 2015 ya que las condiciones de contratación no preveían régimen de licencia.

Con posterioridad la mujer inició el reclamo ante la Cámara Laboral de Cipolletti. Los jueces resolvieron que la ART debía pagar las diferencias salariales por las sumas no liquidadas durante ese periodo.

“En suma, debe responder la aseguradora en tal calidad que detenta y cumplir con el pago de las prestaciones dinerarias por ILT que in re son materia de reclamo (Arts. 11.2 y 13.1 segundo párrafo, LRT Nº24.557), conforme el salario devengado a favor de la actora al momento del infortunio, que se integra y no es otro que el que debió percibir por las tareas desarrolladas en su carácter de docente de la escuela y por sus labores de Coordinadora del CAI, dadas las particularidades del caso y –reitero- en el marco legal protectorio que asiste a sus derechos. En cuanto al tiempo/período por el que se encuentra obligada la Aseguradora a abonar salarios de ILT, el propio art. 7 antes mencionado, establece el límite máximo, que se encuentra en el año de transcurrido el accidente, salvo que en un plazo menor ocurra alguna de las demás causales previstas, como en el aquí ventilado. En consecuencia, es hasta el momento en que se produjo el alta definitiva notificada a la trabajadora en fecha 17/02/2016, que la aseguradora debió otorgar las prestaciones dinerarias correspondientes y como he considerado ut supra en razón de los fundamentos expuestos; y a partir del día once en adelante de acaecida la primera manifestación invalidante (cfe. Art. 13.1, segundo párrafo, LRT Nº24.557)”, dice el fallo que lleva la firma de los jueces Luis Lavedán, Raúl Santos y Luis Méndez.-

0
0
0
s2smodern