TITULARES

Legislador Marcelo Mango proyecta “Ley de Góndolas” para propiciar venta y consumo de productos rionegrinos

AMPLIAR

ARA SAN JUAN: ODARDA ACOMPAÑA EL PEDIDO DE FAMILIARES PARA QUE MACRI FIRME UN DNU PARA SU BUSQUEDA

AMPLIAR

CONCEJAL CHIMPAYENSE DENUNCIA QUE LA TOMA DE TERRENOS FUE INDUCIDA POR EL PROPIO INTENDENTE

AMPLIAR

INTENDENTES JUSTICIALISTAS RECHAZAN EL PLAN DE AJUSTE

AMPLIAR

El martes 24 de julio se entregan las viviendas en Lamarque

AMPLIAR

Prev Next
VIERNES 20 DE JULIO: SÍNTESIS INFORMATIVA- VULNERACIÓN DE NIÑEZ, RELEVAMIENTO GENERAL Y PROYECCIÓN DE PLANTA DE ASFALTO LOS TEMAS DEBATIDOS EN EDEVaM

A comienzos de noviembre se registró un brote en la localidad bonaerense de Maipú que despertó el alerta. La Dra. Guillermina Kremer, especialista en el tema, explica de qué se trata.

En el mes pasado se dio a conocer una noticia triste: el fallecimiento de un niño en la localidad bonaerense de Maipú, situación que disparó el alerta sanitaria, teniendo en cuenta además la puesta en conocimiento de otros siete chicos afectados. Debido a que este tipo de noticias suelen, además, disparar la señal de alarma en la población, la Dra. Guillermina Kremer, del servicio de Infectología del Hospital Universitario Austral, explica de qué se trata este tipo de gripe y qué se puede hacer para prevenir y combatirla.

“El virus de Influenza B pertenece al grupo de virus de la gripe, que forma parte de la familia orthomyxoviridae. Además del B se distinguen otros dos tipos antigénicos: el A y el C, los cuales contienen en su superficie glicoproteínas denominadas hemaglutininas y neuraminidasas. Estas glicoproteínas son los factores de virulencia del virus, y tienen la particularidad de cambiar periódicamente su carga antigénica, lo que explica en parte las variaciones que ocurren en el virus y que le dan una ‘identidad’ diferente cada año”, desarrolla la Dra. 

Mientras el virus C produce sólo catarro de la vía aérea superior, los tipos A y el B generan mayor impacto en la salud, fundamentalmente en la “forma” de enfermedades res    piratorias (síndrome tipo influenza, otitis, sinusitis, bronquitis, y menos frecuentemente neumonitis viral). 

Además, incrementan el riesgo de hospitalización y complicaciones ya sea respiratorias, cardiovasculares, neurológicas, o bien descompensación de enfermedades crónicas subyacentes tanto en niños como en ancianos y grupos de alto riesgo.                            

“Por otro lado, pueden ocasionar la muerte en cualquier persona (inclusive en individuos sanos), aunque vale aclarar que el 90% de las muertes que se producen durante la circulación del virus de influenza estacional se observan en adultos mayores”, dice Kremer.

En países de clima templado como el nuestro el virus circula habitualmente durante los meses de invierno, aunque la actividad de Influenza puede ser más precoz o más tardía, cosa que es difícil de predecir con exactitud.

En cuanto a los casos del virus de Influenza B registrados en Maipú, provincia de Buenos Aires, la especialista consideró importante tener en cuenta que:

-El objetivo de la vacunación antigripal en Argentina es disminuir la mortalidad, no interrumpir la circulación del virus. Por eso, la vacuna está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación, de manera gratuita y obligatoria, para los llamados "grupos de riesgo".

-Se consideran "grupos de riesgo" el personal de la salud, las embarazadas y puérperas, los niños de entre 6 y 24 meses, los niños y adultos de 2 a 64 años inclusive que presenten enfermedades respiratorias o cardíacas, pacientes onco-hematológicos y trasplantados, las personas obesas, los diabéticos, las personas con insuficiencia renal crónica en diálisis y las personas mayores de 65 años.

“Es esperable que el virus siga circulando hasta diciembre, por lo que es oportuno aún en épocas de calor seguir vacunando a los pacientes que pertenecen a los mencionados grupos de riesgo. Además, cada persona puede prevenir el contagio mediante el correcto lavado de manos en forma frecuente (con agua y jabón o alcohol gel), y cubriéndose la boca y la nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo al toser o estornudar”, completó la especialista. 

No obstante, se recomienda la consulta precoz al médico ante síntomas como fiebre mayor a 38 grados, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza o muscular, y malestar generalizado.

Finalmente, aunque por el momento se trata de casos aislados y no se han registrado (o reportado) casos en otras localidades, es importante cumplir con las medidas de prevención y recordar a los pacientes los signos de alarma y de consulta. 

*Ante cualquier duda es posible consultar con el Servicio de Infectología y Control de Infecciones del Hospital Universitario Austral al 0230 448-2889 ó 2856.-

 

FUENTE: HOSPITAL UNIVERSITARIO AUSTRAL

0
0
0
s2smodern