En el predio que el municipio de Chimoay destinó a un plan de viviendas, una maquinaria rompió un caño de gas. A raíz de ello descubrieron una conexión presuntamente ilegal dentro de una propiedad privada -aparentemente- sin aparato de medición de consumo.


El hallazgo se produjo hace algunas semanas antes de que se entregaran las viviendas del programa “Casa Propia” que fueron entregadas a los adjudicatarios la semana pasada. Según contó a FM “Estación Choele” el concejal del FpV Américo Aravis, una maquina realizaba tareas en los terrenos y de pronto se produjo la rotura de un caño de gas que teóricamente no debería estar allí, ya que el plano de servicios no daba cuenta de esa conexión.
Cuando se convocó a personal de Camuzzi para realizar la correspondiente reparación, manifestaron no tener información sobre esa conexión. Siempre según el relato de Aravis, desde Camuzzi les informaron que anularían ese ducto que atravesaba las propiedades privadas de los vecinos adjudicatarios de esas viviendas.
Más allá que para los nuevos habitantes de ese barrio el problema quedó subsanado, queda por explicar cómo es que existía allí una conexión que alimentaba una propiedad privada de una empresa que ya no opera en el lugar. Pero además, existe la presunción no solo de un tendido que atravesaba una propiedad –hecho no permitido- sino que la conexión no tendría el sistema de control de consumo.
Así las cosas, por ahora queda la sospecha que durante años se pudo haber estado hurtando gas, presuntamente para una instalación de tipo industrial, sin que la misma haya estado registrada formalmente ante la distribuidora Camuzzi, con el riesgo que implica una conexión presuntamente clandestina.-

0
0
0
s2smodern