En la última sesión del Senado, se aprobó el proyecto impulsado por la Senadora nacional Magdalena Odarda (Partido RIO), que declara de interés el Informe científico “El Bajo de Santa Rosa y Valcheta. Naturaleza, fósiles y turismo, o el negocio del uranio” (Provincia de Río Negro), autoría de Leonardo Salgado y Yusara Mastrocola, docentes e investigadores de las Universidades Nacionales del Comahue y Río Negro, destacando una aproximación del paisaje para la conservación del patrimonio geológico, la investigación y el desarrollo sostenible de esta región del sur rionegrino.

En su primera parte, el informe analiza la relevancia científica y la potencialidad paleoturística de los bajos de Santa Rosa y Trapalcó, y del área de Valcheta, en el contexto generado a partir de la presencia en esos lugares de la minera canadiense Blue Sky Uranium Corp.

Ubicados a unos 100 kilómetros al sudoeste de la localidad de Lamarque, y a 95 kilómetros al noroeste de la localidad de Valcheta, en la provincia de Río Negro, los bajos de Santa Rosa y Trapalcó cuentan con yacimientos paleontológicos de extraordinario valor científico.

Desde hace varios años, distintos grupos de paleontólogos y geólogos realizan trabajos en la zona en colaboración con los museos “Héctor Cabaza” de Lamarque y “María Inés Kopp” de Valcheta. Estas actividades han permitido, por un lado, acrecentar y diversificar el patrimonio paleontológico de Río Negro con los aportes de nuevos materiales fósiles, y, por el otro, ampliar el conocimiento de las unidades geológicas del Cretácico Superior que se presentan en el área.

El objetivo del proyecto de Odarda es resaltar el trabajo de los científicos que rescatan los valores geológicos y paleontológicos de la región en cuestión, contrastando con las actividades extractivistas de alto impacto ambiental y social como es la minería de uranio.

La Senadora afirmó que “es importante empezar a debatir acerca de las actividades dañinas al ambiente que no queremos desarrollar en nuestro territorio, a las que las mismas organizaciones sociales les están diciendo no, como es el caso de la central nuclear. En este caso, el Bajo Santa Rosa y Valcheta son Áreas protegidas por sus valores y esto muestra un potencial para la región. De ningún modo, podemos permitir la destrucción de estos lugares.”.-

0
0
0
s2smodern