Home MUNDO EEUU espía a sus ciudadanos con sus propios teléfonos móviles

EEUU espía a sus ciudadanos con sus propios teléfonos móviles

by rularrondo

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) y varias agencias fronterizas han tenido acceso a la información de geolocalización de millones de personas sin su consentimiento.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) aseguró que las empresas Venntel y Babel Street han otorgado datos privados de geolocalización a varias instancias de seguridad del Gobierno de Estados Unidos, entre las que están el Servicio Secreto, la Guardia Costera, la Patrulla Fronteriza, entre otras.

La organización tuvo acceso a estos documentos gracias a una demanda interpuesta bajo amparo del Acta de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés), luego de un reportaje publicado en The Wall Street Journal en 2020, en el que se da cuenta de este hecho.

Según ACLU, en los documentos se menciona que, tan sólo Venntel, notificó al DHS que tiene más de 15.000 millones de puntos de localización correspondientes a 250 millones de dispositivos móviles.

La compañía reconoce que, con esta información, las autoridades pueden “identificar dispositivos observados en puntos de interés”, así como detectar visitantes constantes, lugares frecuentados y analizar el “patrón de vida para ubicar a personas de interés”.

La organización ACLU dice que tiene en su poder documentos internos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para utilizar esta información con la finalidad de identificar patrones de migración ilegal, con base en la información de las personas que viven en comunidades fronterizas.

“Buscando a través de este masivo tesoro de información de localización a su capricho, los investigadores del Gobierno pueden identificar y rastrear a sujetos específicos en un área particular, aprendiendo detalles de sus actividades privadas y asociaciones”, destaca ACLU.

En otro ejemplo, ACLU menciona que instituciones como la Patrulla Fronteriza han generado bases de datos con 6.168 páginas con registros de localización, con al menos 336.000 lugares ubicados. En algunos casos, como en 2018, los registros acumulaban en tres días más de 113.000 reportes, es decir, 26 puntos de localización por minuto.

En muchos de los documentos obtenidos se menciona que la información no contiene información personal, dado que los datos se asocian a un número y no a una persona. Sin embargo, ACLU advierte que esto es falso dado que la información se usa precisamente para identificar patrones de vida de las personas, sin su consentimiento implícito, pues todos los datos de geolocalización se obtienen de aplicaciones que suelen pedir al usuario su autorización para recolectarlos.

“Por supuesto, esto es un consentimiento ficticio: muchos usuarios de teléfonos celulares no saben cuántas aplicaciones están recolectando información GPS, y ciertamente no esperan que esos datos se vendan al Gobierno a granel”, afirma la ACLU.-

TOMADO DE LA PUBLICACIÓN DE “SPUTNIK”

También te puede interesar

Leave a Comment