viernes 25 de junio de 2021 - Edición Nº933

Salud | 4 jun 2021

Medios

Repudiables declaraciones del Dr Carlos Kambourain en el programa de Alfredo Leuco (video)

Polémicas declaraciones realizó el médico pediatra Carlo Kambourain en el programa de Alfredo Leuco en LN+, afirmando que en algunas provincias están dando la vacuna a cambio de "una boleta electoral y una torta frita".


El “mediático” Carlos Kambourian se convirtió en una de las voces más pesimistas a la hora de analizar los efectos de la larga cuarentena por el coronavirus. Sus pronósticos de catástrofes inminentes en el conurbano le aseguran un asiento en el prime time televisivo, aunque esos cataclismos no terminen de concretarse. Pero no son precisamente historias sombrías las que faltan en la trayectoria de este pediatra que estuvo al frente del Hospital Garrahan durante el macrismo y dirigió las políticas de salud en los municipios de Malvinas Argentinas y Pilar. Con ustedes, el tenebroso doctor K.

Para entender la figura del pediatra Carlos Kambourian, hay que recordar que los médicos mediáticos son una especie naturalizada desde mucho antes de la pandemia por el COVID-19, un oficio que transita entre la divulgación científica y el lobby de los laboratorios farmacéuticos. Con el inicio de la cuarentena decretada por el gobierno de Alberto Fernández en marzo, sin embargo, la presencia de los galenos se agigantó hasta apoderarse de todos los canales de noticias y los portales informativos, y por eso sus caras y sus nombres se volvieron familiares para quienes atraviesan la pandemia en sus casas.

En consecuencia, Pedro Cahn, Eduardo López, Gustavo Lopardo, Angela Gentile, Florencia Cahn, Omar Sued, Luis Cámera, Tomás Orduna y Carlota Russ, entre otros integrantes del comité científico asesor del presidente, son quienes explican desde hace meses cómo se transmite el coronavirus y cuáles son las maneras de evitar los contagios. Pero también se transformaron en un objetivo político de la oposición. El primer golpe fue la solicitada firmada por intelectuales y personajes afines a Juntos por el Cambio, donde se acuñó el término “infectadura”.

A los integrantes del comité de médicos conformado por Alberto Fernández se les fueron sumando, desde los más diversos paneles televisivos de aire y cable, algunos doctores ya avezados en los sets televisivos, como Claudio Zin (que fue Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires durante la gestión de Daniel Scioli), Claudio Capuya, Daniel López Rosetti, entre otros. Dentro de este espacio heterogéneo y con gran influencia en la opinión pública apareció, desde los tempranos días de la cuarentena, un personaje singular, tal vez con un ligero aspecto de villano de película clase B de los años cincuenta, cuyos pronósticos generan intranquilidad aún entre los conductores y panelistas.

La omnipresencia de Kambourian en la cuarentena orbita, sobre todo, en los canales América y A24, del Grupo América, un multimedio que entre sus invitados más recurrentes tiene también a Claudio Bellocopit, dueño de Swiss Medical, titular de la cámara de empresarios privados de la salud y accionista del propio Grupo América. Pero mientras las apariciones de Bellocopit suelen asociarse a demandas más o menos puntuales en favor del sector que representa, las de Kambourian resultan enigmáticas aún para muchos de sus colegas. Tratándose de un pediatra y no de un epidemiólogo ni de un infectólogo, ¿sus opiniones tienen fundamento científico sólido? Y en ese caso: ¿sus predicciones siempre catastróficas acerca del futuro inmediato del sistema sanitario de la provincia de Buenos Aires tienen algún correlato con sus aspiraciones a seguir formando parte de Juntos por el Cambio?

A diferencia de los cuadros más rústicos de la oposición, Kambourian no es un anticuarentena sino todo lo contrario. Días antes de que se decretase el Aislamiento Social Preventivo y Obligaotrio (ASPO) del 20 de marzo, en el programa Animales Sueltos mantuvo un amistoso cruce con la doctora Angela Gentile, integrante del comité de expertos que asesoran a Alberto Fernández. El intercambio puso de manifiesto la línea que Kambourian mantuvo y profundizó en los siguientes meses: mientras la especialista señalaba que convenía esperar algunos días para decretar la cuarentena porque todavía no existía una circulación comunitaria del virus, Kambourian opinó que era necesario hacerlo de inmediato.

El 7 de mayo, en el mismo programa, se produjo otro cruce, esta vez con el doctor Eduardo López. Kambourian encendió las alarmas del panel periodístico (y de la audiencia televisiva) por el peligro que, según él, representaba la cantidad de gente que viajaba en el tren Sarmiento. La respuesta de López fue similar a la de Gentile: los hechos indicaban que hasta ese momento, al menos, no existía una circulación viral que justificara las advertencias de Kambourian.

Nuestro personaje tampoco encarna la posición oficial del macrismo residual: mientras el “ala dura” de la oposición se fue deslizando hacia un discurso anticuarentena difícil de sostener ante la realidad, sus representantes médicos vinculados a la gestión pasada (como Regazzoni o Rubinstein) hacen esfuerzos para sostener con alguna credibilidad las críticas contra el gobierno nacional y provincial, al mismo tiempo que intentan despegar a Horacio Rodríguez Larreta de los supuestos desmanejos de la situación de crisis. En este contexto, legitimado por los numerosos paneles televisivos de los que participa, Kambourian advierte una y otra vez acerca de un “colapso inminente” en el conurbano, como un pájaro de mal agüero que anuncia catástrofes que todavía no se produjeron ni es seguro que se produzcan. Pero Kambourian tiene una trayectoria que conviene tener en cuenta. Quizás sus intervenciones públicas siempre alarmistas no sean las de un médico desinteresado, sino el vehículo de una fuga hacia adelante que encontró en la cuarentena la excusa perfecta para intentar borrar la suciedad del pasado.

 

Fragmento Revista Crisis "El tenebroso doctor K"

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias